Alimento Espiritual

Un hambriento no se satisface mirando la comida y diciendo que está buena; preciso es que extienda la mano y coma, de igual manera, el Verdadero espírita es aquel que aprovecha las enseñanzas dadas por los Espíritus para luego afirmar: Soy mejor hoy que ayer. Y seguir su línea ascendente de evolución y ser cada vez más consciente de su destino trascendental.

Más para arribar a este sendero de progreso, el hombre requiere de requisitos, entre ellos:



Discernimiento
Ausencia de deseo
Recta conducta
Amor

Discernimiento:

Entendiendo por discernimiento la facultad de distinguir lo real de lo irreal; lo recto de lo erróneo; lo importante y lo no importante; lo útil y lo inútil; lo verdadero y lo falso; lo egoísta y lo desinteresado. Estudiar para ayudar sabiamente. Descubrir que el Plan de Dios para el hombre es la evolución de éste, en lo espiritual y lo material.

Ausencia de deseo :

Vocablo que en nuestro idioma significa: Movimiento del alma que aspira a la posesión de alguna cosa.

Para muchas personas la “Carencia de Deseos” es una cualidad difícil de adquirir, porque sienten que sin sus deseos que le son peculiares, sin sus agrados y desagrados, nada de sí mismo quedaría. Pero aquí hablamos de la “Ausencia de Deseo” Mal sanos; aquellos deseos que dan albergue al odio, al egoísmo, a la envidia, a la avaricia, al rencor, a la codicia y otros que, solo significarían un mal uso de su “libre albedrío”
Y consecuentemente, un estancamiento en la marcha evolutiva de su espíritu.

Recta conducta:

Conducta: Acción de conducir, modo de portarse, de proceder.
La Ley de “Libre Albedrío” da libertad de elegir el accionar de nuestra vida; enmarcándola en buena o mala conducta. Más la facultad de discernimiento nos señala actuar en obediencia a las Leyes naturales, es decir, leyes establecidas por Dios. Teniendo presente lo que se hace sentencia: “La desobediencia es esclavitud, la obediencia es libertad”. Si establecemos la desobediencia como norma de conducta en nuestro diario que hacer, las consecuencias no pueden ser más que fatales para nuestra existencia espiritual y material; llena solo de penas, dolor y angustias. En cambio, la obediencia nos dará la dicha, la felicidad, el bienestar.
Amor

Variadas son las significaciones que se le dan a esta palabra: Amor; con justificada razón ante el contenido de éste sentimiento del alma. Viniendo del alma. éste sentimiento, él deberá compenetrarse en nuestra naturaleza entera, de suerte que no quede lugar para cualquier otro sentimiento.

Será labor en nuestra vida cotidiana, la practica de dar amor en cada acción, estar en guardia para no caer victima de esos tres pecados que en el mundo producen mas daño que todo lo demás: La maledicencia, la crueldad y la superstición; porque su acción sería estorbo a nuestro progreso. No Olvidemos, que estos pecados anidaron en el corazón de los inquisidores. Por tanto, una sana reflexión nos lleva a anhelar ser canal por donde fluya la luz de ese mandamiento hermoso que de su doctrina nos legara Jesús de Nazareth: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

San Salvador, 9 de mayo de 2007.

 

Colaboración: David Bertand Paz
Federación Espírita de El Salvador
E-mail: federacion@elsalvadorespirita.org
Fuente: Sociedad Síquico filosófico Espiritual “El Mesías”
E-mail: catedraelmesias@gmail.com